Una plataforma para facilitar la gestión y tratamiento “inteligente” de los residuos

12 de Abril de 2018

Indra ha desarrollado junto a Ecoembes la Smart Waste, una plataforma en la que ambas entidades trabajan en la actualidad y que permite optimizar la recogida "inteligente" de residuos por medio de la gestión de datos.

Internet de las cosas para los residuos

Esta plataforma está basada en la plataforma digital Minsait IoT Sofia2 de Minsait, la unidad de transformación digital de Indra, y se fundamenta en los ámbitos de Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) análisis de datos Big Data y Cloud.

En la actualidad, según datos del Banco Mundial, el 54,3 % de la población viven en ciudades, y se prevé que para 2030 el porcentaje suba al 60 % aproximadamente, según ONU Habitat.

En las ciudades se produce el 50 % de los desechos globales y se generan entre el 60 % y el 80 % de las emisiones de gases de efecto invernadero con un consumo del 75 % de los recursos naturales, según datos facilitados por Indra.

La combinación de las capacidades de Minsait y Ecoembes, la entidad sin ánimo de lucro que gestiona la recuperación y el reciclaje de los envases de plástico, las latas, los briks y los envases de cartón y papel en toda España, “permitirá optimizar la recuperación y reciclaje en todo el territorio nacional, reduciendo notablemente el impacto medioambiental y económico”.

La Smart Waste permitirá a cualquier municipio acceder a esta plataforma tecnológica para mejorar la gestión de sus residuos.

Gestión de Datos que se convierten en información de valor para la gestión de residuos

La plataforma ha sido diseñada conforme a un modelo Top Down, basada en Minsait IoT Sofia2, que permite centralizar los datos obtenidos desde distintas fuentes como sensores, redes sociales, encuestas, censos y satélites, y los convierte en información de valor que dé respuesta a los intereses identificados para cada uno de los actores.

Las capacidades Big Data y de predicción de la plataforma permiten transformar los datos brutos en conocimiento para los gestores públicos, que lo utilizan para una mejor planificación y toma de decisiones a la hora de, por ejemplo, establecer rutas dinámicas de recogida, que pueden adaptarse al incremento o disminución de los residuos por ruta o por contenedores, en función de la época del año o de la composición demográfica de la zona, gracias a las estimaciones realizadas con los datos recopilados.

El sistema inteligente de recogida de residuos permitirá analizar los datos para, según las necesidades, variar las rutas de recogida de los camiones de basura, aumentar o disminuir la frecuencia del paso de los mismos dependiendo de la capacidad y estado de los contenedores.

Con el nuevo sistema es posible conocer los kilos depositados en un contenedor y por medio de la combinación de datos, con los del Catastro o del censo con datos de las personas que viven en una determinada área, se puede analizar si se necesitan más o menos contenedores, acercar o alejar los mismos y aumentar o reducir la frecuencia.

El análisis de los datos en tiempo real permitirá, además, según la temporada del año, variar la recogida de la basura por el número de habitantes en una zona.

El internet de las cosas, permite la sensorización de los camiones, las papeleras, los contenedores mediante sensores volumétricos y una tarjeta de comunicaciones que transmite ese dato, permitiendo realizar rutas dinámicas, es decir, que se realiza la recogida solo cuando se llega a una cantidad determinada, ha explicado el experto de Indra.

Esos sensores se pueden instalar además de en “los contenedores de basura, en los trabajadores” y añadir información de las redes sociales, encuestas y satélites para convertirla en información válida de interés para cualquiera de los agentes del proceso, según González.

En un futuro se llegará a “sensorizar el cubo de las comunidades de vecinos, e, incluso, el de los domicilios particulares”.

Esos datos son manejados desde la “plataforma tecnológica vertical Minsait IoT Sofia2 de Indra y que se utiliza tanto para la Smart Waste como para las aplicaciones en Smart Cities, Smart Home”.

Este tipo de plataformas y el manejo de esos datos permite a los alcaldes conocer, por ejemplo, dónde y por qué se reciclan más o menos residuos.

Plataforma abierta e interoperable

La plataforma está concebida como un ecosistema abierto en el que cualquier empresa puede aportar soluciones tecnológicas de interés para la recogida de envases, ya que permite homologar proveedores para garantizar que la información que integran en Minsait IoT Sofia2 es interoperable con la que ya existe en la plataforma.

Smart Waste está pensada como una plataforma abierta e interoperable para que los ayuntamientos puedan decidir con qué empresas quieren trabajar.

Una vez homologado el proveedor, el ayuntamiento es libre de establecer acuerdos con el que considere más adecuado, por criterios precio, cercanía, o experiencia previa. De esta manera, cuando un municipio adquiere una licencia de uso del sistema, puede elegir del catálogo de proveedores la solución que mejor se ajuste a sus necesidades. Este concepto de colaboración permite a los ayuntamientos combinar “lo mejor de cada proveedor o emprendedor para cada escenario”, señala Sanz.

La plataforma está también abierta a otros grupos de interés, como ciudadanos o empresas, con el fin de promover la transparencia y generar información para mejorar el servicio e impulsar la economía local.

Proyectos piloto

En la actualidad se están desarrollando “proyectos piloto en distintas fases en Logroño y en el resto de la comunidad autónoma con el consorcio de aguas en La Rioja, que se encarga de la recogida y tratamiento de la región. Otros en están en etapa de lanzamiento en Cantabria, en ciudades en Levante y en varias islas de Canarias en fase de pilotaje”.

Tras la fase de pilotaje se irán sumando progresivamente los ayuntamientos para que en un par de años estén el 100 % de los municipios cubiertos”.

Según el director del proyecto de Indra, los datos que se manejan en este tipo de aplicaciones “son agregados, no personales”, es decir, “son anónimos y se utilizan para las estadísticas necesarias en este tipo de desarrollos tecnológicos”.

El que contamina paga. Pago por generación de residuos

El pago por generación de residuos es otra de las puertas que se abre con este tipo de plataformas. Este sistema está muy extendido en varios países europeos y permite atribuir a cada usuario un coste acorde con la cantidad real de residuos generados, lo que además de representar un sistema más justo, genera un incentivo entre la ciudadanía para mejorar los niveles de reducción y reciclaje.

En este sentido, la Plataforma resulta clave por las capacidades que aporta para llevar el control y obtener estadísticas de contenedores y vehículos recolectores de residuos, ver el número de contenedores en un lugar determinado, medir el nivel de residuos que tienen dentro y el tipo de materiales que generan los habitantes de una zona, entre otras cosas.

Para financiar el coste del tratamiento de basuras, Ecoembes paga a los ayuntamientos en función de unos baremos, según el número de habitantes, la dispersión de la población y dependiendo de la orografía.

“El proceso de selección y separación de basuras facilita la recuperación de materiales y el reciclaje en su totalidad”. En el caso de los briks, por ejemplo, se recicla celulosa y aluminio.

Todo el proceso ahorra costes y fomenta los principios de la economía circular y la llegada de residuos a los vertederos o incineradoras.